Impresiones del #Learnovationday

Por Clara Abizanda @ClaraAbizanda, editora invitada y compañera #MasterRedesUNED

El pasado día 7 de junio tuvo lugar  #Learnovationday una jornada, organizada por la UNED y el CSEV, que nos trajo a cuatro grandes figuras de la innovación  y el aprendizaje: Richard Gerver, cofundador de The Curriculum Foundation y entendedor profundo de la educación; Álvaro González Alorda, Profesor del ISEM Fashion Business School, que no sólo nos emocionó con sus ideas sino también con su magnífica oratoria; Shay Pokress, desarrolladora del Mobile Learning Center (MIT) y visionaria que, con su trabajo, está dando un gran empujón al avance de la educación; y Juan Medina, Profesor Titular de la Universidad Politécnica de Cartagena que con su ejemplo nos animó a “pasarnos a la acción”.

La primera intervención que pudimos disfrutar fue la de Richard Gerver. De ella habría que destacar la reflexión que hizo a raíz de la crisis que estamos viviendo cuando expuso que “ los niños que esperan que les digan qué aprender y qué hacer, luego se convierten en adultos que esperan que les den un trabajo y les digan cómo hacerlo”. La verdad es que da qué pensar (en la parte de responsabilidad que nos toca por un lado y, por otro, en la dirección que debemos tomar para salir de este bache y convertirlo en una oportunidad). También enumeró las características que tienen en común las personas que han cambiado el mundo y que deberíamos fomentar en los alumnos (aunque primero sería conveniente hacerlo en nosotros mismos, no hay nada mejor que ser ejemplo) éstas son: enfoque, preparación, convicción, perseverancia, creatividad, curiosidad, resilencia, capacidad de arriesgar, independencia y tener un propósito en la vida que trascienda. Habló también de la necesidad de “conversaciones profundas” con los alumnos para ver qué clase de seres humanos tenemos en clase y finalizó diciendo que el gran coste de cambiar la educación no será económico, sino temporal (de profesores y padres).

Álvaro González Alorda comenzó pisando fuerte con una llamada a la acción y al espíritu positivo citando a Ben Zander: “los próximos treinta años van a ser los treinta años más interesantes de la humanidad” y él añadió “puedes ser espectador o protagonista”. Es un recurso un poco manido, pero la verdad es que hace falta mucha motivación (en la educación y en la situación de crisis sistémica en la que nos encontramos) para enfrentarse al cambio y él la supo alimentar desde el principio y mantenerla hasta el final de una ponencia que terminó citando a la Madre Teresa: “Do you know your people? Do you love your people?. Fue muy interesante la idea que expuso de “transformación disruptiva” contraponiéndola a la de “mejora incremental”, es muy visual y deja bien claro en qué consiste un verdadero cambio. Hizo referencia también a un asunto al que la teoría no da toda la importancia y que es fundamental: los profesores deben colaborar entre sí. En este punto distingue entre tres tipos de colaboración: defensiva, técnica y de confianza -a la que hay que llegar-. En nuestra opinión esto se trabaja mucho en el ámbito de la empresa, pero si se hiciera en los colegios el cambio correría como la pólvora ya que por una parte debería ser más fácil conseguir esta “colaboración de confianza” pues la vocación educativa juega en favor de este valor. Sólo queda decir que fue una ponencia muy interesante a nivel expositivo/ oratorio  y el cómo planteó su discurso es para tomar ejemplo.

De la intervención de Shay Pokress habría que destacar la idea de que se aprende a través del propio descubrimiento, jugando. Y añadiríamos que su iniciativa de programación de aplicaciones móviles en las escuelas (http://www.appinventor.mit.edu/)  es más interesante de lo que puede parecer a simple vista, no sólo por el aprendizaje que propone en programación,  el desarrollo de la creatividad, la colaboración que permite su proyecto… sino porque ha ido un paso más allá captando una necesidad educativa  -lo que si estuviéramos en el ámbito empresarial sería un “nicho de mercado”-. Los niños pequeños se pasan las horas jugando con el teléfono de los padres, hasta que tienen ellos su propio teléfono, y entonces se pasan más todavía hasta llegar a ser “móviles a una persona pegados”. El teléfono es ya una herramienta inherente a la vida y  poder crear software adaptado a tus necesidades personales sin ser programador y enseñar al niño a utilizarlo desde pequeño, es un avance tremendo ya que acaba por convertir a la máquina en una extensión de lo humano. Una suerte de “inteligencia artificial” creada por la persona para satisfacer sus necesidades individuales, para pensar por él. Lo podemos poner en la lista de “casos en los que la realidad supera la ficción” y si no, tiempo al tiempo.

Con Juan Medina  no podemos dejar de incidir en que podría ser un buen ejemplo para ilustrar las características comunes de las personas que habían cambiado el mundo que citaba Gerver y que inspiran a hacer realidad esas inquietudes que a veces necesitan del empujón de la certeza de que otros lo han conseguido ya.  De esta ponencia hay que extraer la búsqueda incansable de la sencillez y la eficiencia en un proyecto, clave para ser productivo en la comunicación y en la enseñanza. También hay que tomar nota de cómo, para tener éxito en un proyecto, es fundamental la difusión, el tiempo, los esfuerzos,  la formación que le dedicas, y la interacción que tienes con los alumnos/usuarios.

Para finalizar con un balance general, sólo nos queda decir que el planteamiento de la jornada se merece todo nuestro reconocimiento. Tuvo cabida el espectáculo, la participación, la difusión simultánea, el juego, la creación, la construcción, la participación, la oportunidad a las nuevas voces, la continuación  en la red, etc. Una propuesta coherente con el contenido que se pretendía comunicar. Y como propuesta de mejora incremental para que el año que viene sea “más y mejor” comentaríamos que se echó de menos el que hubiera habido más accesibilidad (traducción para los que lo seguimos desde Internet e intérprete lengua de signos allí). Así que tomen nota los organizadores porque nos hemos quedado con ganas de más y esto hay que repetirlo.

Anuncios